Del 16 al 31 de julio: manic fortnight

OLA HAMIJOS KUANTO TYEMPO. Entre que he hecho bastantes cosas que me han quitado tiempo, y que cuando tenía tiempo no tenía ganas de redactar, me he tirado 2 semanas sin decir ni pío, con la excepción de las chorradas que voy twiteando.

Mi vida en USA se ha estabilizado en un patrón muy sencillo: días de semana sin hacer nada salvo curro y tareas básicas del hogar y fines de semana en los que cojo el coche y me voy a algún sitio a ver cosas. Hay algún evento que rompe la rutina entre semana, pero tampoco demasiado. Pero como ya ha pasado la mitad de mi estancia en los USA y no ha sido hasta este fin de semana que me he ido a algún sitio más allá de San Diego (concretamente a Los Ángeles), me estoy replanteando cómo proceder los próximos findes que me quedan, porque hay 2 sitios a los que me gustaría ir: Las Vegas y San Francisco. Y a México también pero no tengo las cosas muy claras.

Empezamos: el día 16 por la noche planeaba bajar al Gaslamp District para ir a un bar a tomar algo, pero bajé sobre las 23:30 y me resultó IMPOSIBLE aparcar. Este último finde salí de fiesta por Los Ángeles y aprendí varias cosas relativas a la vida nocturna en California:

  1. Los locales cierran muy pronto (a las 2 de la mañana), por lo que la marcha empieza mucho antes que en España.
  2. Aparcar en la calle es complicado porque está todo lleno de vados y cuando no hay vados suele haber parquímetros. Hay párquing de pago pero la mitad de ellos son “valet parking”; es decir, que viene un mozo y te aparca el coche. Por supuesto, el valet parking es substancialmente más caro que el normal.
  3. Parece ser que en las discotecas no se paga entrada, pero por algún motivo te hacen esperar en la puerta sin motivo aparente; posiblemente para decidir la cantidad exacta y tipo de clientela que entra al local. La mejor manera de entrar en un local es por lista (herp derp), pero aquí es aún más necesario que en España porque aquí puedes pasarte la noche sin poder entrar al local. Aunque tener tetas también ayuda.
  4. Las americanas que salen de fiesta se caracterizan por su absoluta falta de clase y se disfrazan de putones verbeneros en su vertiente más cómica. Entablar conversación con 2 preguntas de mierda y preguntar descaradamente por bebida gratis, para a continuación marcharse sin ni siquiera despedirse al encontrarse con una negación resulta divertido. Supongo que, como en todos los sitios del planeta, te encontrarás con un tipo de gente u otro según donde vayas, pero mi primera impresión fue esa.

Aunque no me pude bajar del coche, el Gaslamp District es muy animado de noche y tengo ganas de ir un día por ahí a tomar algo. A ver si puede ser un día de éstos.

El domingo 17 fui a ver el USS Midway, un portaaviones post-segunda guerra mundial que se retiró del servicio en los años 90 y que ahora está permanentemente anclado en San Diego reconvertido en museo. El párking es muy extraño: te hacen pagar por adelantado la cantidad de horas que vas a estar. Yo no tenía ni idea así que cogí la opción más barata, que no recuerdo si eran 1 o 2 horas; el caso es que tenía que darme prisa para no pasar del límite. Después de la visita del museo, a la hora de salir me fijé que no había nadie controlando la salida de coches (no hay barrera, sino que al entrar hay una señorita de pie a la que le tienes que pagar y ella te da un ticket, sin fecha ni nada), así que sospecho que podría haberme quedado más tiempo y ver más a fondo el portaaviones, porque hay cosas que me quedé sin verlas. A los geeks militares e ingenieriles se les caería la baba paseando por dentro, porque una nave del calibre de un portaaviones es una auténtica maravilla; y los amantes de la aviación (¡hola papá! ¡hola Furor! ¡hola Nico!) eyacularían al ver la colección de cazas (tanto hélice como jets) que hay tanto en el hangar como en la cubierta.

(AVISO: incoming fotodump gigantesco!)

El USS Midway desde el párquing chungo

El hangar del portaaviones. Es enorme pero me lo esperaba aún más grande.

A partir de ahora, teneis que adivinar el nombre del avión que salga en la foto sin mirar pistas como carteles y tal XD

Un camarote. El espacio está aprovechadísimo; yo no quepo ni en las camas de los oficiales ;_;

Si los americanos fueran vascos llevarían las anclas del Midway como llaveros.

Un gitano se pondría las botas robando cobre

Diorama de algo que no recuerdo. Los maniquís dan mucho yuyu.

Parafernalia diversa. Había de todo.

Los marineros son como boy scouts pero con los emblemas esculpidos en escudos de madera.

Las rebajas del Zara causan estragos entre los maniquís de mirada vacía.

Había una sala entera con maquetas de helicópteros usados en el portaaviones.

La hora del te pero sin te (?)

Ésto es claramente el motor de una Vespa

Ésto por supuesto es el motor de una Derbi Variant

Y para acabar, ésto es el motor de un Segway

Sala de control de motores, creo. Los maniquís siguen sin tener alma.

Otra sala de algo. Ya no me acuerdo de qué era cada cosa ;_;

El día que hagan el Aircraft Carrier Simulator habrá gente que se pasará horas "jugando" con una versión virtual de este panel.

Otra parte del hangar, con más aviones, simuladores y demás atracciones

Una cabina comeniños

Más cabinas aún

Asientos. Un asiento eyectable del Ikea para el salón chanaría mil.

Un simulador. No se aprecia bien pero hay una cabina en la que te montas y el tío de abajo te dirije la simulación.

Estas cabinas rotaban 360º, pero eran más videojuego que simulador real.

Maqueta del USS Midway a la izquierda; creo que el de la derecha es el primer portaaviones de la historia pero no estoy seguro.

Los cafés parisinos ya no se llevan; lo más chic es tomarse un café en un portaaviones

¡Y empieza el desfile en cubierta! ¡A adivinar aviones!

i dunno lol

¯\(°_o)/¯

En algunos aviones te podías montar :D

Skyline del downtown de San Diego, que queda más cool que decir "vista de perfil del centro de San Diego"

Puente de mando del portaaviones. Es una de las cosas que me dejé por ver :(

Estoy seguro de que en las navajas suizas de gama alta te viene una de éstas

En este helicóptero sí que me pude subir porque no había cola infestada de niños :D

Rawr! >:3

La base de la armada está al otro lado de la bahía. Hay 2 portaaviones atracados; hay 20 portaaviones activos en todo el planeta y la mitad son americanos.

Otra foto del skyline del downtown de San Diego. Cómo me gusta llenarme la boca con palabras chachis.

Y eso fue todo para ese fin de semana. Los siguientes días fueron completamente insulsos y sin anécdota alguna que valga la pena contar.

En los días entre el 20 y el 24 de julio (ambos incluídos) se celebró la San Diego Comic-Con International, la cuarta feria del cómic más grande del mundo pero la más importante a nivel mediático. La Comiket de Tokyo es la más grande, y el segundo y tercer puesto se lo llevan las ferias de Angoulême en Francia y la de Lucca en Italia (¡ésta última feria no la conocía!), entendiéndose “grande” como “cantidad de gente que asiste al evento”. La Comic-con se realiza en el centro de convenciones de San Diego, un edificio bastante grande a primera linea de mar, enfrente del Gaslamp District. Para entrar a la Comic-con hace falta registrarse por anticipado porque las entradas VUELAN. De hecho, las entradas para este año ya se habían agotado en invierno. Es imposible comprar entrada en el mismo recinto; mi sospecha es que el tema de los aforos de los locales es algo muy serio, de manera que limitando las entradas se ahorran problemas. Para entrar en el recinto hace falta un “badge”, una insignia identificativa que hace las funciones de ticket de entrada como las que se usan en las ferias profesionales como la MWC de Barcelona. Al igual que ocurre en BCN, estos últimos años la feria ha sido progresiva e inexorablemente invadida por otros medios como el cine o los videojuegos, de forma que el cómic queda relegado a un segundo plano. La abundancia de dichas industrias y el renombre de la Comic-Con hace que la zona que rodea al centro de convenciones se inunde de publicidad y eventos relacionados.

El sábado 23 decidí bajar a echarle un vistazo a la Comic-Con; aunque no tenía entrada sí que tenía ganas de ver el ambiente de los alrededores. Tras aparcar a unos 15 minutos a pata, llegué a la zona del evento y me mezclé entre la multitud. En los alrededores habían carpas con videojuegos y eventos publicitarios, aunque lo que más me gustaba era ver los disfraces y las performances de los fans. No pude sacar muchas fotos pero menos da una piedra.

Se están gastando mucha pasta en la promoción de Real Steel. Aquí había un DJ pinchando en vivo frente a robots de mentira.

Recreación de South Park. ¿Aún queda gente que la mire?

Esto no es la Comic-con pero esta fuente estaba al lado y me pareció muy chula.

Centro de convenciones de San Diego y camión con promo de la 2ª temporada de Walking Dead. Había tropecientos vehículos con publicidad circulando por la zona.

Uno de estos piratas se puso luego a dar latigazos en un parche de césped. Asustó a unos cuantos transeuntes, entre los que me encontraba yo :_D

Calles cortadas, oleadas de gente con merchandising de todo tipo y publicidad

Lo mismo pero un poquito más cerca. El edificio con publi de Spider-man es el Hard Rock de San Diego

La misma calle pero mirando hacia atrás, con el centro de convenciones al fondo

Torneos de Super Street Fighter IV en un stand de Sprint

Zona chillout (?)

Paseo frente a las vías del tranvía y el centro de convenciones

Sí, ese edificio está cubierto por un cartel del Batman Arkham City :D . El otro lado es una peli de mierda :_D

Moar Batman!

Recquiescat en pace

Éstos son Space Town Savior, un grupo de chiptune que hacían una actuación en vivo por la calle :D

Por la calle me ofrecieron un badge para el resto del día, pero como no conocía los detalles del registro (si el badge iba identificado por nombre o no y ese tipo de cosas) y no quería que me dieran el palo rechacé la oferta. Tampoco pregunté cuanto costaba. Aún así, había aparcado en la calle y la máxima cantidad de tiempo que permiten los parquímetros son 2 horas, así que tampoco podría haber visto mucha cosa porque en un día no se ve nada, y la gracia de la Comic-con es asistir a los paneles que se programan a ciertas horas. Así que al cabo de un rato me fui al coche y volví a casa.

El domingo llegó Álex, mi cuñado, y estuve un rato con él en el mall UTC tomando algo y haciendo un par de compras. Álex se hospedaba en Los Ángeles pero había bajado a ver a su familia en San Diego, y había aprovechado la bajada para tomar algo conmigo. De San Diego a Los Ángeles hay un par de horas en coche, pero el tráfico es tan denso a ciertas horas que hay que tenerlo en cuenta para que no se doble o triplique la duración, así que estuvimos juntos de 1h8 a 19h, momento en el que Álex decidió volver a LA para llegar sobre las 21h y pico (acabó llegando a las 23h pasadas).

El lunes llegó John, un abogado de VIA Telecom desde Beijing que se quedaría por aquí un par de semanas. Llegó a casa por la noche; me presenté, hablamos un rato, nos fuimos a dormir, y al día siguiente nos fuimos juntos al trabajo. Desde el martes por la mañana no le volví a ver. No se si es que coincide que llega a casa justo cuando yo duermo o si se ha mudado a otro sitio, pero yo creo haberle visto algun día por las oficinas de reojo, así que ni le han secuestrado ni raptado ni se ha pirado a vivir la vida, pero si se ha marchado de casa sin avisar ni decir ni pío por mí le pueden dar por el ojete.

El miércoles bajaron Álex junto a David y su familia. David es uno de los mejores amigos de Álex; se conocieron de pequeños en un campamento en La Jolla y han mantenido el contacto desde entonces. David fue uno de los testigos de la boda de mi cuñado y le conocí entonces, hace ya 8 años. A quien no conocía es a su esposa, Lisa, y a sus dos hijos, Alex y Logan, de 9 y 6 años respectivamente. David hospedaba a Álex en su casa y decidieron bajar el miércoles por la tarde a San Diego a pasar un par de días hasta el viernes por la mañana, cuando todos (y yo) subiríamos a Los Ángeles a pasar el fin de semana. El miércoles y el jueves cenamos juntos y el jueves, mientras yo trabajaba, ellos fueron a Sea World.

El viernes por la mañana, alrededor de las 10h, Álex y la tropa llegaron a casa para recogerme. Habíamos decidido que lo más fácil sería que yo subiera con ellos en su coche hasta LA, y que yo volviese a SD en tren. Hay un tren que cubre la ruta Los Ángeles – San Diego, con varios trenes periódicos cada día; la estación más cercana a mi casa es la de Solana Beach, que queda a unas 7 millas (11 km), o 10 minutos en coche. Decidimos dejar mi coche en la estación de Solana Beach para que a la vuelta pueda cogerlo y marcharme directamente a casa. La casa de David está en Calabasas, al norte de Los Ángeles, de manera que hay que cruzar toda la ciudad para llegar. Acabamos llegando a las 2 o 3 de la tarde.

Tras dejar nuestros bártulos en su casa, nos dejan un coche y Álex me lleva a Beverly Hills, para echarle un vistazo a una de las zonas más exclusivas del planeta, y originadora de uno de los mejores openings de la historia:

Álex me lleva a Rodeo Drive, que viene a ser el Paseo de Gracia de Beverly Hills, aunque más pequeño y más jet-set que-te-cagas. Al final de Rodeo Drive está el hotel de Pretty Woman, y como por algún motivo Álex y David me insistían un montón que ése era el hotel de Pretty Woman pues lo menciono aquí porque joder, importante tiene que ser, ¿no?

Welcome to $$$$$

En Beverly Hills, hasta los perros son tan cool que van en el asiento delantero con el cinturón de seguridad puesto

Álex y un servidor

La entrada a Rodeo Drive. En esa esquina está LA tienda que Álex quería visitar para comprar unas camisas (que resultaron ser bastante baratas)

Rodeo Drive, extreme from-the-car tilted whatever edition on the rocks pro turbo alpha infinity

En Beverly Hills hasta los niggas visten de Chanel

Otra foto de Rodeo Drive

what is this i dont even

Apadrina a un niño en África comprando en DeBeers

Desodorantes y relojes digitales con calculadora

A la izquierda se ve la entrada a Via Rodeo Drive. En el centro el hotel de Pretty Woman. A la derecha la tienda de Coronel Tapioca.

Nunca había visto tantas limusinas y coches de lujo en un sólo día como este pasado viernes

Primer tramo de Via Rodeo Drive

Subiendo por Via Rodeo Drive.

Via Rodeo Drive antes de llegar a los Spanish Steps. A la derecha se aprecia una exposición de cuadros españoles

Cielo santo, el imbécil que compre un teléfono Vertu se merece toda mi ira y odio

Los Spanish Steps, desde abajo

El dichoso hotel de marras, de cerca

Un cutreintento de panorámica en un sitio poco indicado

No he visto la peli pero me han dicho que no se entiende nada

Este bonsai de iglesia es bastante famoso porque en él se han casado varios famosetes como Britney Spears, o eso me ha dicho Álex

La entrada de un cine. Todo este mall en Calabasas está muy bien arreglado; se nota que es una zona alta porque los malls que tengo cerca de casa no son ni la mitad de bonitos

Como apenas teníamos tiempo, acabamos volviendo pronto a casa de David porque

  1. Si pilláramos hora punta llegaríamos a casa horas más tarde
  2. El párquing en el que habíamos aparcado nos cobraba $2,50 cada cuarto de hora

Al final volvimos con bastante margen y cenamos con toda la familia, incluyendo los padres de David (conocía al padre porque vino a la boda de Álex pero no conocía a la madre). Después volvimos a casa y Álex, David y yo nos preparamos para salir de fiesta con amigos de David.

David es guionista y ha escrito 2 películas conocidas: National Lampoon Van Wilder (llamada Animal Party en España) y Girl Next Door (La vecina de al lado). Aparentemente vendía unos 2 o 3 guiones al año, pero vender un guión no implica que vayan a hacer una película, aunque al menos cobras. Últimamente no le compraban tantos pero el viernes tuvo una reunión para intentar vender una serie de televisión; a ver si tiene suerte y se la compran. Al estar en el mundillo tiene amigos que también lo están, incluyendo a Joey de la serie Blossom, que en la vida real también se llama Joey. El viernes por la noche fuimos a casa de uno de los hermanos de Joey y conocimos a su grupo de amigos, con los que saldríamos esa noche. Esta gente tiene contactos que dan ventaja para cosas como entrar a locales por lista; y aunque éramos un grupo de unos 10 tíos y cero tías, acabamos pudiendo entrar a un local llamado Tru, en Hollywood.

El local no era muy grande pero la decoración era adecuada. Como entramos muy pronto (sobre las 22h) nos llevaron al sótano, donde tienen montada una sala con música más tranquila y asientos, y una barra donde pedir copar y algo de picar. Una vez se llenó esta sala nos dijeron que la pista de arriba ya estaba abierta, y subimos todos en tropel. Lo encontré una manera original de llenar un local y darle ambiente. Al principio la música me pareció buena pero luego me di cuenta de que la DJ hacía poco más que poner un playlist que ni siquiera tenía especial coherencia estilística, empezando por house y luego pasando por hip hop y dance. Ya he comentado al principio mi opinión sobre cómo iban las tías en este club. No tenía la cámara encima pero hice fotos con el móvil, y podeis leer una crónica en pseudo-directo en mi Twitter. Las fotos son malas y apenas se aprecia; si algún día me apetece ya las subiré. Yo bebí algunas copas y acabé bailando un rato cuando empezaron a poner algo más bailable de forma no simiesca. Nos acabamos marchando a la 1:30 .

Al día siguiente, y con algo de resaca, fuimos a Six Flags Magic Mountain, un parque de atracciones en Valencia, pero la Valencia de California :D . Actualmente es el parque con más montañas rusas del mundo (18); varias de ellas rompieron diversos récords en su día. Seguramente la más famosa sea Superman; una montaña rusa que consiste en una vía que trepa una torre para luego volver hacia atrás en caída libre. En su día fue la montaña rusa más alta y rápida del mundo (126 metros de altura y 160 km/h en el “despegue”), y aunque sólo pudimos montar una vez por las colas que habían (incluso con el pase de saltarse colas) y que la atracción no dura ni 30 segundos, la impresión que causa vale la pena.

Al parque fuimos los 3 y la famila de David, los críos incluídos, junto a un amigo del hijo mayor. Era la primera vez que iban a Magic Mountain y la primera que iban a montar en montañas rusas de semejante calibre, aunque Logan (el pequeño) aún no era lo suficientemente alto como para montarse en las más fuertes, aunque teniendo aún 6 años no se si yo le hubiera dejado montarse en caso de que hubiera podido. Aunque llegamos al parque bastante tarde y nos tuvimos que ir pronto para poder ir a cenar, pude montarme en un buen número de atracciones aunque no en todas. A pesar de que llevaba la cámara apenas hice fotos:

El parque desde el párquing

La puerta de la entrada

Una fuente con un par de montañas rusas, incluyendo la primera con bucle de la historia (hay una película y todo)

La torre de Superman, de cerca. La inclinación es de 90º

Al salir del parque fuimos a cenar de nuevo con los padres de David a una plancha japonesa muy buena. Todo el tiempo que he estado con esta gente he sido tratado a cuerpo de rey y he comido exquisitamente, así que les estoy muy agradecido :_D .

Álex se marchaba hoy domingo a las 8 de la mañana desde el aeropuerto de LA, así que le ha venido a recoger un bus lanzadera a las 6 de la mañana. El sábado por la noche, tras recoger el equipaje y prepararlo, me despedí de él y me fui a la cama. Yo me he levantado a las 9h, con Álex ya ido, y me he preparado para que me llevaran a la estación de tren de Van Nuys, una zona de LA cercana a Calabasas. Me he despedido de David y los crios y Lisa me ha llevado hasta la estación de tren, con unos 10 minutos de margen respecto a la hora a la que debía llegar el tren, las 11:18. Me despido de ella y compro el billete, para enterarme a continuación de que el tren se había retrasado casi una hora porque había habido una actuación policial en una estación anterior. El tren acaba llegando a las 12 y pico con destino a San Diego; mi parada (Solana Beach) siendo la penúltima. Tras 3 horas de tren llego a Solana Beach, cogo el coche, me voy a un mall cercano a casa para comprar comida y vuelvo a casa, y me he puesto a hacer la colada y a redactar esta entrada. Mañana de vuelta al curro :P

Ya llevo la mitad de la estancia en USA y de momento mi único gran desplazamiento ha sido a Los Ángeles, aunque en realidad apenas he visto nada porque no hemos tenido tiempo: el paseo de las estrellas lo vi de reojo cuando fuimos al club pero no paseé por él porque David nos dijo que no era muy recomendable; el cartel de Hollywood no lo vi, tampoco vi el barrio de Bel-Air, ni Universal Studios, ni Long Beach, ni nada más que lo que ya he contado. David me ha dicho que si tengo ganas de volver a Los Ángeles que le avise que me volverá a hospedar encantado, y la verdad es que me gustaría volver pero no quiero que tenga que estar pendiente de mí. Además, el número de fines de semana que tengo es limitado, y aunque pueda pedir días de fiesta porque a nadie en la empresa le va a importar lo que haga tampoco es plan de decir “hey, me largo 2 semanas a vivir la vida” e irme de picos pardos by the places. Ya he dicho que me gustaría ver Las Vegas y San Francisco; México sería genial pero nadie me recomienda ir; ver algún parque nacional como el de Yosemite o el de Death Valley tiene que ser chulísimo, pero todos estos viajes conllevan cierto tiempo y planificación, por lo que si los quiero hacer tengo que hacerlos ya. A ver si me espabilo y hago algún viaje extra; no creo que pueda este finde que viene pero dentro de 2 supongo que sí.

Anuncios

2 comments

  1. Jordi · agosto 2, 2011

    Por curiosidad, como son las estaciones y trenes alli? Alguna diferencia remarcable?

    • ziritrion · agosto 2, 2011

      El tren en el que yo fui se llama “Pacific Surfliner” y es un tren diesel de dos plantas bastante feote que cruza una buena parte de la costa californiana, desde San Diego hasta San Luis Obispo (mas del doble de lejos que Los Ángeles). La estación de Van Nuys, en los Ángeles, consiste en un único andén con una pequeña oficina donde comprar billetes y esperar al tren si fuera hace frío. La estación de Solana Beach es algo más grande y tiene 2 andenes. En ambas estaciones se puede llegar al andén sin control alguno; el control de billete se hace a la antigua, con revisor pasando por los vagones. La estación central de Los Ángeles es más grande pero no me pude bajar porque íbamos mal de tiempo :(

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s